¿QUÉ SON LAS “BAKASHOT”?

Uno de los más notables y hermosos rasgos distintivos del rito sefardí, en el que se manifiesta el amor a lo divino mediante la poesía de lo sagrado.


Bakashot para Rosh Jodesh

Las Bakashot, הבקשות -literalmente, peticiones- dado su carácter religioso, deben traducirse como “plegarias” (oraciones destinadas no a alabar ni a agradecer sino a solicitar, a rogar) Los piutym de Bakashot se entonan en la sinagoga, al amanecer de los Shabatot de invierno, entre Sukot y Purim, es decir, entre las parashot de “Be´Reshit” y “Tazría”, entre los libros del Génesis y Levítico.

Las peticiones se refieren, de forma general, al sentimiento proto-sionista de retorno a Eretz Israel o la misericordia divina -tanto en vida como en muerte- por lo cual su más antiguo precedente habría que ir a buscarlo el género  literario creado en la Sfarad del S XII por  r Yehudá Ha´Leví: las siónidas

Bakashot en sinagoga de Bnei Brak

Su origen, no obstante,  está en la Sfarad del S XV y forman, por tanto,  parte del acervo cultural hispano-judío que partió con  la diáspora sefardí, llegando a la máxima cota de popularidad y perfección después del Edicto de Granada, en la localidad galilea de Tzfat en el entorno de los discípulos de Isaac Luria. Con la popularidad alcanzada por los mekubalím de Tzfat, la costumbre se difundió por las comunidades de la cuenca mediterránea, entre Siria y Marruecos, pasando por todos los territorios del Imperio Otomano y las comunidades de Gibraltar o Bayona, Venecia y Ferrara, así como Livorno, Londres y Amsterdam. Hoy, sus epicentros difusores de mayor relieve son Jerusalén y Montreal.

Sesión de Bakashot en Jerusalén pidiendo por el alma de marán Ovadia Yosef el día de su hilulá:

 

En las comunidades judías de Siria, Turquía y Marruecos, las bakashot  se cultivaron con profusión y se editaron para ellas libros especiales al respecto, como el “Libro de la Amistad” , de la comunidad marroquí, impreso en 1921 en Marrakech. En Adrianópolis, hoy Edirne, se publicó el “Libro de Maftirin” (así se llaman en turco las bakashot)

Hoy, existen dos comunidades donde las bakashot están profundamente arraigadas -Siria y Marruecos. Aunque la mayor parte de la comunidad siria está en Nueva Yorq, son los sirios de Jerusalén quienes más la cultivan, sobre todo en la emblemática sinagoga de Adés, en el barrio de Najlaot en Jerusalén, que reproduce una querida sinagoga de Aram Tzobá (Alepo) La tradición marroquí tiene gran arraigo en la comunidad de Montreal.  Fueron grandes centros receptivos de la traidición siria  El Cairo, México, Argentina y Brooklyn, Nueva York, donde en los rezos de Shajarit aún se incluyen algunas bakashot como eco de lo que un día fue. Cada una de estas comunidades conservó esta costumbre en el estilo original de Halabi sin todos los cambios y adornos que los cantores de Jerusalén han agregado al BaKashot a lo largo de los años, creando el estilo  yerushalmi.

Un ejemplo de la tradición siria en Jerusalén, en Beit Ha´Konfederatzia, con el gran paytán Moshé Jabusha y otros, como Rafael Barzani, Roni Ish, etc

La tradición siria fue introducida en Jerusalén por Rafael Altaras, quien llegó a esa ciudad desde Alepo en 1845 y fundó un círculo de Bakashot en la sinagoga de Kehal Tsiyon. De esta manera, la costumbre de BaKashot se convirtió en parte de la tradición sefardí de Jerusalén. Otra influencia importante fue Jacob Ades (1857–1925), quien emigró a Jerusalén en 1895 e introdujo la tradición en las comunidades persa y bujara.

Siguiendo consejos de preferencia de rezo nocturno que vienen desde el rey David a rabinos hispano-hebreos,  en las largas noches de invierno se acudía a las sinagogas cuatro horas antes de que empezara Shajarit para el Shabat. El salmo de Mizmor Shir Le´David marca un punto de inflexión, haciendo un paréntesis en el rezo para hacer un sermón sobre la parashá semanal. Al concluir, se retorna al canto con Mizmor Shir Le´Shabat.

Documento de uan sesión de Bakashot en la sinagoga de Adés hace 45 años