RABI YOSEF BEN MIGASH

Apunte biográfico sobre una de las más destacadas figuras rabínicas de Sfarad en el S XI, director del midrásh de Lucena, Córdoba.


En Mishné Torá, Ha´Rambám nos dice que el conocimiento de r. Yosef Migash era tan sorpredente que se podría decir que no tenía parangón. Y sabía lo que decía, porque ibn Migash era rabino cuando  Maimón Ha´Dayán, el padre del Rambám, ejercía como juez rabínico.

Los Migash -que algunos dicen que se pusieron el apellido usando el adjetivo griego Mega, «grande, importante»- ya eran un linaje aristocrático en tiempos del abuelo, en la  esplendorosa corte granadina de los tiempos del Califato de Córdoba. Rabí Meir ibn Migash, que vivió la fitna, la guerra civil que desmembró el califato cordobés en numerosos reinos de taifas, cuando fue padre en 1077, en Sevilla, llamó a su hijo como el abuelo -era costumbre judía- y lo llamó , así pues, Yosef  Ben Meir ibn Migash. Y con el tiempo se convertiría en uno de los primeros rabinos de la nueva era rabínica, los rishoním.

Una colección de responsa  sobre el Baba Batra recogidas por su hijo Yitzjak, editada en Amsterdam en 1702 por el jajám  Yosef Tsarfati. 

Su primera instrucción rabínica la recibió de su propio padre y del rabino de Sevilla r. Yitzjak ben rabí Barúj ibn Albalía. A los 12 años de edad llegó a Córdoba,  huyendo desde el norte de Africa,  el Rif, rabí Yitzjak ben rabí Ya´acov Alfasi. (Alfasi, el de Fez, pues allí había vivido muchos años, pero ser, lo que se dice ser,  era de Kalat Jamad, en Argelia) Alfasi es para la historia de las eras rabínicas el jotem, el clausurador, de la era de los gaonitas, los genios, es decir, el principio de la nueva era , la de los rishoním, los primeros. Tras un tiempo en Córdoba, mudó a Elisana, que es hoy Lucena, la llamada Perla de Sfarad por el tesoro intelectual que se desarrolló en esa población cordobesa.

Edición de nuestro tiempo sobre su obra.

Migash se mudó a Lucena para estudiar bajo la dirección de Alfasi durante catorce años, es decir, hasta que Alfasi se reunió con sus padres, en 1103. Y fue Alfasi quien, además de ordenarle como rabino, le eligió por encima de su propio hijo para proponerle como director del beit midrash de Lucena. Y esto lo elogiaron poetas coetáneos de la talla de r. Yehudá Ha´Leví,que le nombra en seis loas y que parece ser que tuvo en Migash a su mayor influencia religiosa.

Pocos años después de la muerte de Yosef Migash, en 1141,  los almohades -los  crueles muayidines-  invadieron Lucena (1148) Y esto  supone el ocaso de la Academia de Lucena. En esta localidad , Plaza de Santiago, existe un busto en memoria de su gran rabino Migash, autor de numerosas she´elot y tsuvot (responsa, en latín) pero también de composiciones líricas, hoy perdidas, por desgracia.

Su importancia intelectual estriba en que , con su postura sobre las responsa -el primero en Sfarad en escribir novedades talmúdicas- es el inspirador de la composición del Mishné Torá de Maimónides -el más importante trabajo de exégesis talmúdica de la era de los rishoním- que por eso habla de él en el texto.