SHABAT HA´JODESH

 

Los shabatot anterior a un rosh jodesh se denominan Shabat mevarjím , porque se bendice – mevarej- el novilunio. Pero para el mes de Nisán, el primero del calendario religioso, es distinto, es Shabat Jodesh por antonomasia.  ¿Pero cuál es su significado, en dónde estriba su relevancia?


Poco antes de la puesta del sol del 29 de Adar  del año 1313 antes de la era común, Di-s ordenó a Moisés la primera  mitzvá : santificar la luna nueva  para establecer un calendario lunar.  Las  generaciones  posteriores,  proclamarán el novilunio cada mes  cuando dos testigos atestiguaban ante el Sanhedrin que habían visto el molad, la luna nueva. En el S IV aec,  Hillel II previó que los judíos no podrían seguir un calendario basado en el Sanhedrin, así que Hillel estableció  el calendario perpetuo que es seguido hoy —hasta que venga el Mashíaj y restablezca el Sanhedrín.

D-os, en el Sinaí, ordena a Moisés santificar la ausencia  de la luna en el cielo  -Rosh Jodesh, Primero de Mes – y empezar a contar el tiempo a partir de un calendario (cuyo objetivo será determinar cuándo es Shabat)  Y después de esta orden, al día siguiente,  ya era  el primer día del mes primero.

Los meses, al principio, no tenían nombre, sino que eran nombrados por su orden; hasta que al regreso del cautiverio de Babilonia empezaron a ponerles nombres caldeos. Al primer mes del calendario bíblico se le llamó Nisán, que en acadio quiere decir retoño, brote, que en hebreo se dice nitzán, ניצן  ( Y también es un nombre de chico) Un nombre muy lógico para el mes naciente en la primavera. De hecho, en Deuterenomio también se llama Mes de Aviv, Primavera. Porque en Aviv nos sacó El de Egipto. Además, desde el punto de vista de  la guematría la palabra aviv, אביב, se puede entender como  que es el av (padre)  de yod bet, que es como se representa el número 12, el padre de los 12 meses.

Por eso este Shabat se leer también la parashá llamada del mes, Jodesh, en aviso de lo que hay que preparar en la próxima luna llena, que es Pésaj:

Exodo 12:

«Este mes será para ustedes el más importante, pues será el primer mes del año. Hablen con toda la comunidad de Israel, y díganles que el día décimo de este mes todos ustedes tomarán un cordero[a] por familia, uno por cada casa. Si alguna familia es demasiado pequeña para comerse un cordero entero, deberá compartirlo con sus vecinos más cercanos, teniendo en cuenta el número de personas que sean y las raciones de cordero que se necesiten, según lo que cada persona haya de comer. El animal que se escoja puede ser un cordero o un cabrito de un año y sin defecto, al que cuidarán hasta el catorce del mes, día en que la comunidad de Israel en pleno lo sacrificará al caer la noche. Tomarán luego un poco de sangre y la untarán en los dos postes y en el dintel de la puerta de la casa donde coman el cordero. Deberán comer la carne esa misma noche, asada al fuego y acompañada de hierbas amargas y pan sin levadura. No deberán comerla cruda ni hervida, sino asada al fuego, junto con la cabeza, las patas y los intestinos. 10 Y no deben dejar nada. En caso de que algo quede, lo quemarán al día siguiente. 11 Comerán el cordero de este modo: con el manto ceñido a la cintura, con las sandalias puestas, con la vara en la mano, y de prisa. Se trata de la Pascua .

La haftara para la parashá es: “El primer día del primer mes …” (Ezequiel 6: 1).