YOSEF IBN NAGRELA

Hijo y sucesor del principal de la judería andalusí, fue asesinado en Granada un 30 de diciembre.


Rabí Yosef ben Shmuel  Ha´Levi Ha´Naguid nació con el nuevo milenio, hacia la década de los ´30 (las fuentes no se ponen de acuerdo en la fecha, hay quien da 1031 y hay quien da 1035) Fue educado como procedía a su alta clase social -su padre, SHMUEL HA´NAGUID hasta morir en 1056,  era el visir de Badís Ben Jabush, rey nazarí de Granada. Pero a diferencia del padre, humilde dentro de su esplendor, el hijo era altivo y prepotente e incurrió en el error de abusar de su poder como visir favoreciendo a determinados judíos para disfrutar de altos cargos dentro de la corte nazarí. Por si fuera poco, también se censuraba en él  cierto nivel de despotismo y violencia, todo lo cual creó una gran animadversión hacia su persona, especialmente por parte de los bereberes, que eran la mayoría de la ciudad.

Su mayor enemigo fue Abu Yitzjak de Elvira, poeta que vio frustrados sus deseos de literato en la corte y que compuso unos ácidos versos contra el visir. El rey, Badish, confiaba plenamente en Yosef, pero pronto empezaron a crecer los problemas: los bereberes inventaron la calumnia de que Yosef pretendía asesinar a Badish para entregar el poder a su más acérrimo enemigo, Al Mutasim de Almería. Cuando esto se hizo público, estallo una revuelta contra la judería, que fue dilatadamente saqueada. Yosef se refugió en palacio, concretamente en un pozo de carbón, tiznándose la cara de negro para resultar irreconocible. Sin embargo fue encontrado, reconocido y sin más, crucificado en la puerta de Elvira, junto a la tumba de su honorable progenitor.

La fuente de los leones (son leonas) reminiscencia del Mar de bronce del Templo de Jerusalén, estaba en la casa de los Nagrella , y luego pasó a la Alhambra.

De su familia sólo se salvó su esposa -hija de rabí Nisim ben Yaakov-  y su hijo, Azarías. Ambos lograron huir hasta Lucena, hoy en la provincia de Córdoba, donde el hijo perecería en su juventud.

La masacre de judíos de Granada de 1066  – 9 de tevet de 4827- se saldó con unas cuatro mil víctimas mortales, y los que quedaron con vida por haber podido huir, tardarían unos años en tener el privilegio de poder regresar a Granada. Fue la primera masacre de judíos en tierras de Sfarad y los historiadores  Lucien Gubbay y Norman Roth  , conocedores del tema de los judíos en Al Andalus, convienen en que fue el primer pogromo de Europa. Recuérdenlo cuando les hablen de las convivencia idílica de las tres culturas y demás manipulaciones históricas.