BEVIS MARKS

Notas sobre la emblemática sinagoga de la calle Bevis Marks, en el centro de Londres, que es la sinagoga que más años lleva en activo en todo el Reino Unido.


 En 1648, Carlos I de Inglaterra es ejecutado en el marco de la guerra civil inglesa; Inglaterra se convierte por un tiempo en una república liderada por un militar dictatorial llamado Oliver Cromwell  que reforma la Constitución. Mientras tanto, desde Amsterdam , r.  Menashe ben Israel, a la cabeza de una delegación formada por seis cripto-judíos londinenses, solicita un encuentro formal en Londres para tratar la revocación del decreto real  que impide a los judíos vivir en Inglaterra desde 1290,  cuando cientos  fueron asesinados y luego todos  ellos expulsados  por  orden de Eduardo I. Cromwell entendió que permitir el regreso de los judíos crearía un tejido industrial que renovaría la maltrecha situación económica de su república  y firmó el decreto para que los judíos regresaran a orillas del Támesis.

© David Shulman 2007

La primera sinagoga de los judíos que emigraron de Amsterdam, Gibraltar, Portugal y Magreb se instaló  en una casa de Creechurch Lane, en la City de Londres; fue el epicentro de la comunidad entre 1657 y 1674; una de sus primeras actividades comunitarias  fue la adquisción de un solar en el entonces precario y deprimido East End, concretamente en  Miles End, Stepney, para tener un cementerio. Los judíos del East End pronto coenzaron a trasladarse hacia el oeste, creando una sucursal de la comunidad en la calle Wigmore Street, que será luego el germen de la sinagoga sefardí de Lauderdale Road. El ediificio de la sinagoga de Creechurch Lane fue demolido a fines del S XIX, por lo cual la sinagoga de la calle de  Bevis Marks se convierte,  desde entonces,  en la más antigua en funcionamiento de todo el Reino Unido.

Hoy sólo queda el frontispicio y no entero.

 Su nombre oficial es el de Kahal Kadosh Shaar Ha´Shamáim -La Santa Congregación de las Puertas del Cielo- y fue inaugurada en el año de 1701 -5461 en el calendario hebreo- como bien se encarga de anunciar el frontispicio de su entrada principal. Tras las puertas de hierro forjado y un pasadizo de piedra se accede a un pequeño patio, agobiado entre monstruosos rascacielos, pero antaño la sinagoga estaba rodeada por el Talmud Torá, un asilo y un orfanato. El costo de su construcción se elevó a la friolera cifra de 2.650 libras de entonces. Todo donaciones, incluso materiales: según la leyenda, la Reina Anna -la república de Cromwwll duró poco y fue ejecutado post-mortem-  donó una viga de una fragata de la Armada Inglesa para ser colocada en el techo de la sinagoga. Otra leyenda de la fundación cuenta que el arquitecto, Joseph Avis, que era un cuáquero,  devolvió a la comunidad los honorarios percibidos, argumentando que no deseaba haber ganado dinero con la construcción de una casa para Dios.

Al pasar a través de las macizas puertas de entrada  se puede ver que las cerraduras de hierro originales todavía están en uso. Una vez en el interior de la sala de oración, lo primero que llama la atención es El Hejal, de estilo clásico, el imperante entonces en la reconstrucción de la ciudad de Londres  tras el  Gran Incendio de 1666. Las puertas son de roble veteado para imitar la  caoba;  el interior está forrado con cuero dorado de origen español. Los bancos de roble sin respaldo de las  filas traseras, son los asientos originales traídos de Creechurch Lane y era  donde se sentaban los niños de la escuela sinagogal, a la derecha del banco de los Guardianes, mientras que los niños del Orfanato se sentaban a la izquierda.

El conjunto en realidad es una imitación -o recreación- de la gran sinagoga de Amsterdam, construida 26 años antes. Los siete grandes candelabros que penden del techo representan los días de la semana. El más grande, en el centro, representa el Shabat; fue donado  por miembros de la Congregación Sefardí de Ámsterdam. Esta comunidad no sólo aportará a Londres artefactos decorativos, simbólicos, sino que también la dotará con la tradición sinagogal que los de Amsterdam a su vez obtuvieron de los sefardíes de Venecia. Y de Londres, lo que hoy se llama el rito sefardí occidental pasará luego a Estados Unidos.

Ante el Hejal hay seis grandes candelabros  de bronce, flanqueados a su vez por  cuatro más  en torno a la Tevá, es decir, diez candelabros  en total, como los Diez Mandamientos. La  Galería de las Damas está sostenida por  doce pilares que representan a las doce tribus de Israel.

No se usa apenas luz eléctrica, incorporada desde 1929 (bastaba con la luz natural para Shajarit y Minjá, hasta que las monstruosas torres de la City y la luz mortecina de Londres crearon el problema actual de la iluminación) La sinagoga ha sufrido muy pocas transformaciones, como la creación de la puerta del Jajám Bashi o el asiento privado de Sir Moshe Montefiore, con reposabrazos y apoya piés. Intacto tras dos Guerras Mundiales, sin embargo el edificio sufrió daños por una bomba de la banda terrorista del Ira en 1992 contra una entidad financiera aledaña.

En 1951, la Congregación celebró un servicio para celebrar el 250 aniversario de su inauguración. Asistió  SAR el Duque de Edimburgo, recientemente casado con quien hoy es Isabel II.  Cincuenta años más tarde, en  2001, se celebró el tercer centernario,  con la presencia de SAR el Príncipe Carlos.  En 2006, el entonces primer ministro Tony Blair asistió a un rezo en la sinagoga  para celebrar el 350 aniversario del reasentamiento de los judíos en Gran Bretaña.

A continuación un video -que es una joya – en el que el jasán Halfon Benarroch nos interpreta Alabemos al Altesiimo