¿CONOCES EL GRAN SIDUR DE ISAAC PINTO?

 Isaac Pinto, en el S XVIII, fue el primer traductor del Sidur del hebreo original  al inglés  y el segundo en traducirlo a una lengua occidental.


El Sidur -de seder, orden- es un devocionario judío en el que se ordenan todos los textos de los rezos diarios y festivos. Aunque la creación del corpus oracional judío el Talmud lo atribuye a Ezra Ha´Sofer -Esdrás, en griego- su  primer compilador  formal fue Saadia Ha´Gaón, que como su propio nombre indica vivió en la era rabínica de los Gaones -los genios- S. X, en Babilonia.

Habrá que esperar hasta el S XVIII, en la comunidad sefardí de Londres, para que Isaac Nieto , hijo de r. David Nieto, traduzca todo el Sidur al español (es muy apreciado precisamente por literal)

Veinte años más tarde, aparece en Nueva Amsterdam -hoy N.Y.- el majzor (sidur para fiestas determinadas) de Isaac Pinto:  Evening Service of Roshashanah and Kippur, Oficio de la tarde en Rosh Ha´Shaná y Yom Kipur. Se completó cinco años más tarde con todo lo relativo a Shabat y días de semana.

Isaac Pinto -de los Pinto de Holanda- nació en 1721; hijo de Abraham y Sara,  a los 20 años emigró a América, concretamente a Nueva York, donde formó parte importante de la única comunidad judía que había entonces allí, la comunidad sefardí de Shearith Israel, creada tras la expulsión de los judíos de Recife.

Aunque en principio,  comerciante, su erudición le llevó a la traducción.. Sirvió como uno de los primeros traductores oficiales contratados por el gobierno de los Estados Unidos en 1781,  bajo la autorización del Congreso Continental que trabajaba en el Departamento de Asuntos Exteriores, el predecesor del moderno Departamento de Estado. Destacó también por su lucha en la Independencia de los Estados Unidos.

Al llegar a Shearit Israel una de sus primeras sorpresas fue que los judíos de allí no estaban familiarizados con el hebreo, había incluso quien ni siquiera conocía el alefato. Y reconociendo que era una necesidad imperiosa se puso manos a la obra con la ingente tarea de traducir el Sidur al inglés.

En 1761, publicó su “Servicio vespertino de Roshashanah” , seguido de “Oraciones por el Shabat, Rosh-Hashaná y Kipur” en 1766. A diferencia de los Sidurím que usamos hoy, Pinto decidió no incluir ningún texto en  hebreo. Estas traducciones se convirtieron en los primeros libros de oraciones judíos publicados en América y propulsaron la reputación de Pinto como un notable intelectual y académico. En la cúspide de la Revolución Americana, mantuvo correspondencia con muchos destacados filósofos y académicos, incluidos el rabino Isaac Karigal,  de Palestina, o el presidente Ezra Stiles, de Yale College (que se refería a él como “un sabio judío en Nueva York”).

Era muy popular en la sociedad judía de Nueva York: en 1784, se le pidió que fuera el secretario de la congregación de Shearith Israel, pero la rechazó debido a su avanzada edad:  64 años. Cuando murió,  en 1791, su obituario en el New York Journal  destacó su figura  como lingüista, historiador y filósofo.