JANOJ BEN MOSHÉ, RABINO MAYOR DE CÓRDOBA

Reseña biográfica de r. Janoj Ben Moshé, primer rabino de la era de los Rishoním (los primeros -en estudiar  la Torá y el Talmud fuera de Babilonia)


Tal día como hoy, pero en el año 976 d.e.c., a los 61 años de edad,  fallecía en Córdoba el califa  omeya Al Jakám II, hijo de Abder Ar Rajmán (Abderramán) que llevo el califato cordobés al máximo esplendor de paz y ciencia. Uno de sus mayores aliados en la corte omeya era Enoc ben Moshé, de quien todo lo que sabemos lo conocemos por lo que nos cuenta Abraham Ibn Da´ud, en una obra cabalística publicada en Basilea en 1581.

Janoj ben Moshé -Enoc Ben Moses para occidente- era hijo de un legendario rabino cordobés, Moshé ben Janoj. Uno de los cuatro maestros que tuvieron el privilegio de viajar a Sura, en Babilonia, a formarse como rabinos. Pero en Bari, en la región de Apulia, Italia, donde andaban recaudando fondos para levantar un beit midrash,  fue capturado por Ibn Rumajis. Este era un almirante musulmán, nacido en la submeseta norte de la Península Ibérica,  que después de secuestrar a los cuatro rabinos y sus esposas, pidió rescate a las comunidades judías de Alejandría, Kairuan, Al Andalus y otra que no consta. El gran historiador del judaísmo Gratz supone que era el rabino Natan ben Itzjak HaBavli, quien se estableció y, presumiblemente, fue vendido a la comunidad judía en Narbona, Francia.

Cuenta la leyenda que  todo a causa de un feroz enamoramiento de Rumajis sobre la hermosa esposa de Moshé ben Janoj, cuyo nombre desconocemos. Ella sólo pudo escapar del acoso de Rujamis lanzándose por la borda. Murió ahogada, ante la mirada de su esposo y su hijo.

Ambos, padre e hijo, fueron llevados hasta Córdoba, donde  llegó a ser su rabino más prominente, fundando una academia talmúdica que era independiente del gaonato  babilónico y a la que  asistieron muchos alumnos, convirtiendo a Córdoba en el epicentro de la sapiencia rabínica de su tiempo. Janoj Ben Moshé sucedió a su padre como principal de la institución y su más conocido alumno fue ni más ni menos que Shmuel Ha´Naguid.

Ibn Da´ud también informa sobre las tensas  relaciones entre R. Janocj y R. Jai Gaon, ya que en esta nueva era rabínica -los rishoním- decreció notoriamente la financiación de las tradicionales escuelas de Babilonia.  De hecho, el cordobés no  parece haber tenido mucha  correspondencia con los Geonim de Babilonia.

Rabí Janoj no no dejó obras escritas, aunque hay algunos responsa existentes entre él y  JaiGaon, así como entre él y el entonces Gaon en la Tierra de Israel, Rav Shmuel Ha´Kohen.

Falleció, bendita sea su memoria,  tras una caída de la tevá de la sinagoga de Córdoba, que se rompió al subir a ella para oficiar  el día de Simjat Torá , no se sabe si en 1014 0 o 1024. Ibn Daud fecha este incidente en 4775 (1014 d.e.c), pero también afirma que fue trece años antes de la muerte de Rav Jai Gaon,  en 4798, por lo que la lectura correcta debería ser 4785 (1024 ).

Ha´Rambám, o Maimónides, lo recordó en sus pergaminos al hablar del tratado de Neziquím.