LA SINAGOGA DE LOS MONTEFIORE

La sinagoga privada de los Montefiore, aunque sólo ofrece servicios en momentos muy destacados, es lo único que queda de la casa en la que el matrimonio vivió durante cincuenta años.


Sir Moses Jaím MONTEFIORI, en 1812, tenía 28 años. La misma edad que la muchacha con la que ese año se casó: Judith Barent Cohen. Lady Montefiore. Pasaron su luna de miel en la localidad portuaria de Ramsgate. Algún tiempo después, en 1821, en esa localidad en la que  la alta sociedad victoriana de Londres tomaba baños de mar como sofisticación novedosa,  alquilaron una mansión neo-gótica   de 24 acres:  East Cliff Lodge. La casa había pertenecido a la infeliz  reina Caroline de Brunswick, esposa de George IV. Y anteriormente, al marqués de Wellesley, hermano del duque de Wellington, vencedor de Napoleón en la Batalla de Waterloo. En 1831, los Montefiore , que vivían el esplendor de su fortuna,  compraron la mansión por una suma que ascendía a 5.500 libras esterlinas de la época. Vivirán allí, frente al mar del condado de Kent,  unos cincuenta años.

Puesto que los Montefiore eran judíos observantes de La Torá, decidieron construir su propia sinagoga. Fue diseñada por un primo del patrón, David Mocatta, que era arquitecto.  La primera piedra  del templo  fue colocada   en la luna llena de Tamuz  -quince del mes-  del año 5691, que fue un 9 de agosto de 1831. Según Abigail Green, dos años después se celebró el día de la inauguración de la sinagoga con gran fasto. A los párrocos de las iglesias circundantes se les entregó dinero para que lo repartieran entre los pobres. Fue el evento judío del año en Inglaterra, con doscientos invitados escogidísimos que aplaudieron los fuegos artificiales y los globos que sobrevolaban East Cliff, cuyos jardines estaban iluminados-gran novedad- por cuatro mil bombillas. Todo amenizado por docenas de músicos. Pero a pesar del verano, llovió, y Montefiore estaba disgustado por esta inconveniencia. El rabino le consoló diciéndole que nada es como el Hombre desea desde la destrucción del Templo de Jerusalén.

A los dos días, Shabat, al salir de la recién inaugurada sinagoga, Montefiore comunicó que era allí donde deseaba ser enterrado.

La sinagoga fue edificada en estilo Regencia -la regencia de George IV- que es el clasicismo inglés por excelencia. Con el escudo de armas del barón de Montefiore en la fachada. Con una cúpula octogonal con una linterna para recibir  la luz diurna, aunque sea la macilenta luz inglesa, y  con una ventana sobre el hejal  de la Torá. El interior era originalmente de yeso encalado. Las paredes,  de mármol y granito rosa, gris y crema; gran parte del mobiliario actual es obra de los herederos de los Montefiore, en 1912. Los muebles de roble y los soportes de la galería de hierro se agregaron en 1933. También se agregaron ventanas en las paredes noreste y sureste con vidrieras en 1933. En el vestíbulo hay un monumento a un miembro de la familia, el Capitán Robert Sebag-Montefiore, quien fue asesinado en Gallipoli , Turquía, durante la Primera Guerra Mundial.

Al lado de la sinagoga, que siguió siempre el rito de la kehilá kdoshá de  Bevis Marks,  se construyó un mausoleo para el matrimonio. Es una recreación de la Tumba de Rajel Imenu, en el camino de Belén, que ellos restauraron en 1841 tras haber conseguido permiso de las autoridades del Imperio Otomano. Dos tumbas idénticas en mármol de Aberdeen y orientadas a Jerusalén, como buscando tener la gracia que tuvo Rajel , que al final pudo tener un hijo. Ellos no tuvieron esa gracia y morirían sin descendencia.

Sobre el atrio de entrada, estos versículos : “Dentro de Tu mano pongo mi alma / Tanto cuando duermo como cuando me despierto. / Y con mi alma, también mi cuerpo, / Mi Señor está conmigo, lo haré sin miedo.” Un poco más allá del mausoleo, hay un pilar egipcio, regalo del sultán Mehmet Ali, que tenía muy buenas relaciones con los Montefiore. Dicen que lo mandó poner en ese sitio la propia Lady Montefiore para marcar el lugar donde quería ser enterrada.

Primero, en 1862, falleció ella. Fue entonces cuando su marido decidió fundar en Ramsgate una yeshivá a su nombre. El sería enterrado en 1885, donde había pedido,  junto a su esposa.

East Cliff Manor fue vendida al Municipio de Ramsgate  en  1952  y el Lodge fue demolido en 1954.  No consta el motivo de la demolición de tan impresionante edificio hisórico. Todo lo que queda hoy es un nuevo edificio que alberga una firma de arquitectos que incorpora partes de la estructura original, llamada Coach House. También hay algunas dependencias (incluida la Casa de la Puerta)

El invernadero, así como  el resto de la finca, se han convertido en el Parque  en memoria del  Rey Jorge VI, padre de la actual monarca del Reino Unido, Isabel II. No por otra razón sino porque la madre de Isabel II , la Reina Madre, era descendiente del primer propietario de la finca, el  marqués  de Wellesley. La familia real británica mantiene amistad con los descendientes de los Montefiore, pues es el actual Príncipe de Gales es amigo personal del historiador  Simon Sebag Montefiore, autor, entre otras obras, de la “Biografía de Jerusalén” o la serie documental “Así se hizo España”.