LA VIEJA SINAGOGA DE SARAJEVO

La más antigua sinagoga de la ciudad de Sarajevo, aún en pie desde el S XVI, aunque no como sinagoga.


Como sabemos , los expulsados de los Reinos de Castilla y de Aragón (que no de del Navarra, por ejemplo)  fueron acogidos en el entonces incipiente Imperio Otomano, que extendía su poder sobre el continente europeo y gran parte del Mar Mediterráneo.  En Bosnia-Herzogovina,  Janissary agha Siyavush,  su gobernador  y más tarde Gran Visir, construyó un barrio especial para los judíos que habían llegado a Sarajevo y  es allí donde  unas sesenta primeras familias construyeron su primera sinagoga, Il Kal Vježu, el Viejo Kahal.

La población judía fue poco a poco incrementándose. Aunque la fecha de inicio se  remonta tradicionalmente a 1565, llegaron en varios oleadas  y desde varios lugares a lo largo de las principales rutas comerciales que pasan por Sarajevo y vienen desde Saloniki, Estambul y Ragusa / Dubrovnik.

El Kal Vježu fue construido no mucho más tarde, en 1581, y a pesar de los grandes incendios de aquellas complicadas épocas,  e incluso a pesar de  la destrucción nazi, todavía se mantiene  el edificio en su forma original, con sus tres naves, con galerías de mujeres en las dos naves laterales. Todo rodeado por un muro muy alto, tal cual los cortijos españoles, que también fueron reproducidos en la arquitectura judía de Salónika (e incluso en el diseño de los primeros barrios extramuros en Jerusalén a principios del S XX)

Su construcción se la debemos a  Rumelian Beglerbeg Sijamuš Pasha, que fue quien  dio el dinero para construir  esta sinagoga ya desacralizada.

El edificio fue muy dañado por el fuego en los años de  1697 y 1788. Después de muchas dificultades y de obtener el permiso de las autoridades turcas para la reconstrucción de la 1794, la sinagoga fue reconstruida en 1821.

La última oración se escuchó seis días después del asedio de Sarajevo, en  abril de 1941.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la sinagoga se convirtió en una prisión, y luego en el almacén. Desde 1966,  se ha convertido en el museo judío de Sarajevo; su mayor tesoro es la llamada Hagadá de Sarajevo, que en realidad es de Sfarad, pero conservada en Sarajevo. Los documentos y objetos en movimiento en el museo dan testimonio de la vida y la creatividad de las personas que tienen una participación significativa en la imagen histórica general de este país.

La sinagoga hoy no  sirve como tal. sino que se ha convertido en el museo judío de Sarajevo; su mayor tesoro es la llamada Hagadá de Sarajevo, que en realidad es de Sfarad, pero conservada en Sarajevo.