LOS SEFARDÍES DE BAYONA

La comunidad sefardí  de Bayona, en Francia, siglos de cercanía con Sfarad, de relevancia para el desarrollo de la judería francesa y con una sinagoga que es la única de las trece que hubo en un tiempo.


Bayona, maravilloso puerto al Mar Cantábrico, al otro lado  de la actual frontera franco-española,  entre las regiones  del País Vasco y   el antiguo condado de  Aquitania, fue – por esa misma cercanía-  una de las primeras comunidades sefardíes en formarse : los judíos aragoneses que se refugiaron cuando la expulsión en el reino de Navarra -incluidos los vascos vitorinos y de Balmaseda-   pasaron a Francia por el legendario paso de Roncesvalles; los que corrieron la misma funesta suerte en Portugal, después de haberla sufrido en Castilla,  llegaron en barco hasta la ciudad de Burdeos, al otro extremo de la región de las Landas, pero muchos de ellos se instalarán en la ciudad de Bayona cuando fueron expulsados de Burdeos.  Y por supuesto, con el paso del tiempo, muchos más sefardíes de muchos lugares. Su papel en la historia del judaísmo francés es tan de vital importancia que cuando Napoléon decidió crear el Consistorio Israelita, a los primeros que tuvo en cuenta como judíos fue a los de Bayona, siendo uno de sus rabinos miembro fundador del Consistoire y siendo todos los judíos de Bayona los primeros en ser reconocidos como franceses. (El edicto de Versalles, firmado por el rey Luis XVI el 7 de noviembre de 1787, les otorga el derecho de ciudadanía, así como a los judíos de Burdeos y Aviñón. Luego se les permite residir en Bayona y comprar una propiedad, pero la mayoría de ellos continúa residiendo en Saint-Esprit.)

Primero, como cripto-judíos -tal era el miedo-  pero a principios del S XVII  han abandonado el miedo y viven abiertamente su retorno total al judaísmo, habiendo medrado económicamente como para tener cierto poder: en 1632  logran defenderse y arrestar y encarcelar al emisario de la Inquisición en Bayona Villadiego , acusado como espía español. Mientras tanto siguieron ocupándose del comercio  con el Caribe, las Antillas Holandesas, Amsterdam o Londres. Los judíos de Bayona introdujeron el chocolate en Francia y convirtieron a Bayona en la capital del chocolate.

El Cementerio judío de Bayona data de 1689 ,  en la cumbre de Saint-Etienne, y fue ampliado en los siglos XVIII y XIX ; debido a la antigüedad de algunas de sus lápidas, su importancia histórica es equiparable a la del Cementerio de Amsterdam.

Luego , durante la Revolución, las sinagogas de Bidache y La Bastide-Clairence  serán cerradas y los judíos de estas dos ciudades se asentarán en Peyrehorade o Espíritu Santo (el nombre del barrio donde está hoy la sinagoga, pero que entonces era una ciudad autónoma de Bayona).  El rabino Andrade escondió los rollos de la Torá y varios artefactos litúrgicos en un ático y los reemplazó por  objetos sin valor que serán los quemados por los revolucionarios. Rabí Abraham Andrade fue luego con Napoléon miembro fundador del Gran Sanedrín y durante la organización de los consistorios departamentales por decreto imperial del 15 de marzo de 1808, la comunidad de Saint-Esprit-Bayonne se une a la de Burdeos. Para 1846 se instaló en Consistorio en Bayona.

En esta época se desarrollan mucho sus instituciones. La Jebrá Kadishá, además de su papel funeral, estuvo a cargo del control y administración de un asilo para huérfanos, enfermos y ancianos, fundado gracias a la generosidad de los banqueros D. Salzedo y A. Rodriguez.  El Talmud Torá, que siempre ha recibido apoyo financiero de la comunidad judía, se convirtió en una escuela pública en 1848. En 1887, después de un decreto que secularizaba todas las escuelas públicas, dejó de existir como escuela secular, pero continuó la instrucción religiosa con el mismo nombre. Una escuela para niñas y una guardería se abrieron en 1845.

En 1894, a petición de r.   Zadoc Kahn,  Primado de Francia, y por  iniciativa del Gran Rabino de Bayona, r. Emile Levy, se formó la Asociación de Estudios Judíos en Bayona, dedicada a dar conferencias en invierno sobre temas judíos y ofreciendo todo el año  una enorme  biblioteca sobre judaísmo.

La Sociedad de Protección Juvenil de Israel, fundada en 1850 para quien ya hubiera hecho el bar mitzvá, continúa el trabajo de Malbish ‘Arumim (vestir al desnudo) Poco después de su fundación, esta empresa une fuerzas con la Sociedad de Artes y Oficios.  A pesar de las dificultades iniciales, gradualmente ampliarán su campo de aplicación y prepararán a los niños y niñas que abandonan la escuela para un trabajo futuro.

En 1755 hubo 13 oratorios en Bayona. Uno de ellos, en casa de un judío de Amsterdam,  Moise Guedes, estaba vinculado a la sinagoga de Jebrón, que recibía de los de Bayona sustento económico. Pero el oratorio más importante era la sinagoga de Brandon, ubicada en  el número 22 de la  Place Saint-Esprit, en  el tercer piso de la casa de la viuda de Solomon Pereyra Brandon. Cerrará sus puertas el 28 de agosto de 1872 porque los judíos de Bayona tienen su Gran Sinagoga pero además porque a fines del S XIX hay un importante movimiento migratorio judío a París (vid. LOS GRADIS)

La sinagoga se comenzó a construir en 1836, bajo el rabinato de r. Ya´cov Atías. Su inauguración tuvo lugar el 26 de septiembre de 1837. Desde entonces, el edificio ha sufrido pocos cambios, excepto la integración en 1871 de vitrales y pinturas policromadas. Durante la Segunda Guerra Mundial, las tropas alemanas se apoderaron de la sinagoga. (Durante la Segunda Guerra Mundial, todos los judíos de Bayona fueron evacuados por la fuerza de los nazis. Sesenta de ellos fueron deportados a Alemania, incluido el rabino jefe, r. Ginsburger. Sólo dos volverán.)

La sinagoga lleva el nombre de Nefushot Yehudá. Los judíos sefardíes se considera que son todos descendientes de la tribu de Yehudá, de la Casa de David. Nefushot, de la palabra nefesh, alma, es también la unidad de medida censal. Nefushot Yehudá, las Almas de Judea, los de Judea.

This slideshow requires JavaScript.

La sinagoga fue construida sobre el palacete dieciochesco de la Sra. Rebeca Nunes, destruido por la Revolución. Se conservó el Hejal del oratorio de Nunes, que es el que permanece hoy, junto a algunas otras piezas de menor importancia. Como singularidad, decir que hay una rareza digna de mención: el hejal no mira a Jerusalén, sino a la dirección contraria. No por capricho: mira hacia donde miraba el Tabernáculo según La Torá.

Sobre el portal, el dintel lleva un  versículo bíblico en hebreo y en francés: “Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones”. (Isaías 56: 7)  El edificio se completa con una cornisa con consolas entre las que se graba la fecha de construcción según el calendario hebreo: 5597 (1837) La tevá, como toda sinagoga sefardí que se precie, está en el centro -pues es donde se va a realizar el sacratísimo acto de leer la Torá.  Es monumento nacional.

La Comunidad Judía de Bayona es tan profundamente consciente de su sefardismo que cuando se inauguró la sinagoga de Madrid en los años ´60 les regaló para la ocasión cuatro Sifrei Torá.