¿QUÉ FUE DE LA DESCENDENCIA DE MAIMÓNIDES?

 Varias generaciones después de la muerte de Ha´Rambám, sus descendientes  heredaron de él el liderato de la comunidad egipcia, hasta que se trasladan a Siria.


El 28 de Siván del año 4946,  a la edad de 51 años,  y viviendo en Fustat -hoy barrio antiguo de la megalópolis de El Cairo- HA´RAMBÁM fue padre de un niño al que llamó no como el abuelo de la criatura, tal cual es la costumbre,  sino como el abuelo del Pueblo de Israel: Abraham. Para ese entonces, Moshé Ben Maimón (Ha´Rambám)  ya era una eminencia dentro de la sabiduría judía entre Damasco y Zaragoza, aunque también tuviera, como sabemos,  sus críticos y hasta sus detractores. (Incluso hoy algunas aberraciones alejadas de la ortodoxia y medio asimiladas al protestantismo anglicano rechazan al Rambám. )

Abraham ben Ha´Rambám, que será como pase a la historia del judaísmo -Ha´Rabám, en abreviatura- es nombrado en las epístolas que su padre envió al rabino Jasday Levi de Alejandría, a quien le cuenta, entre otras muchas cosas teológicas,  que el niño estuvo tres días al borde de la muerte  pero que, de pronto, poco a poco, se acabó curando de todo. No en vano el padre era el mejor médico de la ciudad…  Cuando llegó a la pubertad, Abraham  ya destacaba entre los demás jóvenzuelos por su gran sabiduría, estudiando, claro está,  bajo la perfecta tutela de su propio padre, de quien no sólo fue discípulo sino también confidente; además fue la mano derecha de su padre en la composición de MISHNE TORA y  Moré Nebujím.  El 20 de Tevet del año 5754, a la edad de 69 años, Ha´Rambám -alav ha´shalóm-  murió. Abraham sólo tenía 18 años.

A pesar de su juventud, fue nombrado heredero del liderato de su padre , es decir, naguid -príncipe-  de la comunidad egipcia, siria y eretz-Israel.  Y como también se dedicaba a la medicina, también heredó su puesto como galeno del sultán, además de dirigir el hospital central de El Cairo.

Fragmento de carta encontrada en la Guenizá de El Cairo en la que se habla de Abraham

Tras la muerte de su padre, defendió su sistema filosófico  -que no era recibido con agrado en los sectores más conservadores del orbe judío de entonces. Su obra escrita contra estos detractores,  no obstante, no fue publicada sino hasta el S XIX,  bajo el título «Birkat Abraham»  (La bendición de Abraham)  En sus cincuenta y un años, el rabino Abraham escribió una gran cantidad de ensayos, algunos de ellos originales y algunos de los cuales en defensa de los escritos de su padre. El más grande de ellos, Sefer Ha-Mefikik L’Oved Hashem, fue escrito en forma de una enciclopedia judía de diez volúmenes con más de 2.500 páginas;  según los testimonios de la época, esta obra fue considerada la composición más grande jamás escrita en judeo-árabe. Como la mayoría de sus escritos, este libro también se ha perdido a lo largo de los años, dejando solo unos pocos restos.

Abraham tuvo dos hijos: Ovádia, que murió en su juventud, y David.

David Maimoni, el nieto de Ha´Rambám,  también conocido como David Ha´Naguid, nació en El Cairo, el 24 de Tevet del año 4973 (1212) Sucedió a su padre Abraham (y al padre de su padre) en el liderazgo de los judíos egipcios, esto es, naguid de la comunidad egipcia. Pero no dirigió la comunidad en soledad, sino bajo el consejo de su abuelo, r Jananael ben Shmuel, presidente de la corte rabínica cairiota ( y discípulo del Rambám) En 1250 la comunidad tuvo problemas internos y tanto David como su abuelo tuvieron que refugiarse en Jerusalén (algunos dicen que en Alejandría, pues entonces Jerusalén estaba bajo las guerras entre musulmanes y cruzados y no se permitía a los judíos estar allí) Regresó dos años después a El Cairo.

En 1285, no obstante su suponemos cómoda existencia en El Cairo, debió de reavivarse el entuerto interno de la comunidad, y decidió radicarse en Eretz Israel, en Ako (Acre) como fundador del movimiento contra los detractores de su abuelo Ha´Rambám; pero a Ako también llegaron los mamelucos, que destruyeron la localidad  en 1291 tras arrebatársela a los cristianos cruzados; entonces, r David Maimoni Ha´Naguid,  regresó a El Cairo por segunda vez. Sin embargo, volvería a Eretz Israel , eso sí, muerto, (falleció el Rosh Jodesh de Elul de 1300)  para ser enterrado junto a su abuelo en  la ciudad santa de Tiberias. Su lápida se encontró en 1922 y -estamos en la época del Mandato Británico- dicha lápida la llevaron al museo judío de  la sinagoga cairiota de Sa´ar ha ´Shamáim, la principal sinagoga de El Cairo, aunque construida en 1905. Y como vemos en la foto, luego fue restituida a su lugar original. Pero la historia no acaba ahí: los hermanos Baruj y Moshé Toledano demostraron que la lápida presuntamente encontrada en 1922 era una falsificación. Nadie vio nunca la lápidad de r Dasvid Ha´Naguid.

Su hijo se llamó como el abuelo, Abraham, y como el padre de su padre,  también fue le líder de la comunidad, pero no consta de él sino que fue padre del rabino conocido como Yehosúa Ha´Naguid, nacido en El Cairo en 1310, que heredó el liderato a la edad de 24 años. Se dedicó mucho a cuidar de los pobres y necesitados. También se ganó la vida, como sus antepasados,  con la medicina. Murió en 1355 y fué el último de la dinastía de Maimónides en vivir en Egipto, porque su hijo, el rabino David, por causas que se desconocen, pasó a vivir en Arám Tsobá (Alepo, Siria, en italiano) y se llevó consigo hasta allí el Sefer Torá que los de Aram Tsobá conservaron en la sinagoga mayor, el CODEX ALEPO   y que hoy la comunidad reclama al Santuario del Libro en el Museo de Israel. Rabí David, después, se radicó definitivamente en la judería de Damasco. Allí,  se dedicó entre muchas cosas a responder las cartas de los rabinos del Yemen, que le tenían por una gran lumbrera halájica, una eminencia talmúdica por cuyas venas corría la sangre del «Aguila»- Incluso Yosef Caro, el autor del «SHULJÁN ARÚJ»,, la obra que inicia nuestra era rabínica, le cita y alaba.

Bibliografía:

  • אלה אלמגור, כתבי היד של מדרשי ר’ דוד הנגיד, הוצאת יד בן צבי, 1995
  • «מַיְמוּנִי, אברהם הנגיד בן הרמב»ם», יהודה דוד אייזנשטיין (עורך), אנציקלופדיה אוצר ישראל, ניו יורק: פרדס, תשי»ב,