R. MOSHÉ ALMOSNINO

Breve reseña biográfica de uno de los primeros intelectuales sefardíes en llegar a tener un alcanzce internacional en pleno S XVI.


La primera generación de humanistas hebreos tras la expulsión continuó e incluso desarrolló el aporte intelectual de los judíos sefardíes llevándolo a las mayores cotas de significación dentro de la era rabínica de los Rishonim (que como sabemos finaliza en 1570 con la publicación del Shulján Aruj por r. Yosef Caro)

Figura importante en ese marco socio-cultural fue rabí Moshé Almosnino, nacido en 1516 (o 1518) en Salónica. Fue hijo de Barúj Almosnino, judío de la localidad del pirineo oscense de  Jaca, hoy  provincia de Huesca, quien luego sería líder espiritual de la comunidad de judíos de la corona aragonesa en Salónica. El cargo lo heredó su hijo, quien en 1560 pasó a liderar la comunidad de los portugueses, Liviat Jen, mantenida por la omnipotente Gracia Mendes. (Jen significa “Gracia” en hebreo y la forma más culta de dar las gracias en hebreo es decir Jen Jen)

Casado con una tal Simja, fue padre de dos hijos, Shim´on y Yitzjak (además de una hija de la que no conocemos ni el nombre) r. Almonsino era, en el orbe hebreo, lo que en el mundo cristiano hoy conocemos como un humanista: un hombre del S XVI totalmente involucrado en la sabiduría de su tiempo. No sólo estaba versado en en el mundo tanájico, talmúdico y exegético, sino que por una lado también  sabía de ciencia, de filosofía , de medicina y de astronomía, y por otro, componía literatura en lengua romance (el judeo-español no estaba aún desarrolado como tal) Eso sí, sus más importantes aportes ensayísticos versan sobre materia tanájica.

Su obra más famosa y difundida fue precisamente escrita en lengua romance (lo que ya no es latín pero aún no es castellano) Su título: Regimiento de la vida, un tratado de filosofía y moral que se publicó en Salónica en 1564 y que sería reimpresa en 1734 en Amsterdam. Otras obras suyas fueron el Tratado del Estrolabio,  cuyo contenido es de índole científica  y que fue escrita en 1560, y el opúsculo Canon del reloj de plata escrito en 1570.

En 1566, al ser  enviado a Constantinopla como representante de la comunidad sefardí y tratante de   cuestiones  judías ante el sultán otomano  escribió la  Crónica de los reyes otomanos, de la cual se conserva su manuscrito y  en la  cual se basa la obra Extremos y grandezas de Constantinopla,  publicada en Madrid en 1638 por Ya´acob Cansino, un antepasado de RITA HAYWORTH

Además de sus propias obras, sus responsa se encuentran diseminadas por obras de todos los darshaním de su generación y gran parte de su obra tiene tal vigencia que ha sido reimpresa en el S XX por el Instituto de Investigaciones de los Judíos de Salónica así como distintas instituciones judías sefardíes en New Jersey, EE.UU.

No sabemos a ciencia cierta cuándo murió, pero se suele decir que fue en Salónica en  1580.