YOSEF NAVÓN BEY

 La familia de los Navón, desde antiguo en Jerusalén, han dado a la historia de Israel muchas personalidades: una de ellas, por haber llevado el ferrocarril a la Ciudad de David.


Rabí Yitzjak Elia Navón,  hombre de letras nacido en Adrianópolis, (Edirne) en 1859, pero desde los dieciocho años en Kosta (Constantinopla) se instaló  después en el emblemático barrio sefardí de Ohel Moshé, en Jerusalén. Por sus memorias-en hebreo- sabemos que los Navón, junto con otras familias judías expulsadas de la Corona de Aragón, se asentaron en la localidad búlgara de Nicópolis -margen derecha del Danubio, frontera con Rumanía; allí levantaron una casa solariega, pero en la segunda mitad del SXVII surgieron desavenencias familiares entre tres hermanos y cada uno de ellos decidió tomar un rumbo distinto.  Uno de ellos, yéndose a  una pequeña ciudad de Bulgaria; otro, a Adrianópolis-Edirne; y el tercero, Rafael, con su hijo, en Jerusalén.

r Eliahu Navon

El que se fue a Edirne, después pasó a Constantinopla, donde en 1734 tuvo un hijo al que llamó Efraím. No se sabe si antes o después de casarse con la hija del rabino Yehudá Irgaz, se radicó en Jerusalén, donde fue muy  bien recibido en la yeshivá de Nevé Shalóm, que llegó a liderar. Fue autor de una obra titulada “Majané Efraím” y se editó póstumamente por su hijo,  rabí Jaím Rafael Navón. Este, fue padre de rabí Yehuda Moreno, nacido en 1844.

Este, sustituyó a su pariente, r.  Yona Moshé Navón  como Rishon Le´Tzion  y por tanto como presidente del tribunal rabínico de Jerusalén, aunque sólo por un año. Está enterrado en la parte sefardí del Monte de los Olivos (la más cercana a la Puerta de la Misericordia) Su hijo fue el r. Elihau Pinjas Efendi, presidente del comité regional de Jerusalén, casado con Esther Amazleg, la hermana del vicecónsul británico en Yafo, en cuya casa se hospedaba M. M. MONTEFIORI  Tuvieron un hijo al que llamaron Yosef.

 

 

Y Navon

Yosef Navón nació en 1858 en  Jerusalén y estudió comercio en Marsella. Cuando regresó a Jerusalén empezó a dedicarse a la banca en sociedad con un banquero suizo, Jans Jacob  Frutiger, gerente del Banco Otomano en Jerusalén. Frutiger, además de mantener negocios con Navón, vendió a éste la que fuera la casa más lujosa de Jerusalén,  con sus suelos de mármol rojo, en la calle Nebiím, hoy un restaurante. En esa casa, hoy conocida como Beit Navón,  vivió con Gisha Frumkin, más conocida como Busila, la  hija de Alexander Frumkin, propietario del periódico Ha´jabatzelet.  Fue el primer matrimonio entre un sefardí y un askenazí que hubo en Jerusalén.

Yosef Navón fue responsable de muchas infraestructuras de eretz Israel:  ayudó a comprar el terreno donde se levantarían la ciudades de  Petaj Tikva y Rishon Letzion; construyó viviendas para inmigrantes pobres de Yemen; ayudó a establecer los barrios de Beit Yosef, Majane Yehudá y Sukat Shalom , todos ellos en la ciudad nueva de Jerusalén. Pero su más recordada obra quizás sea su relación con el ferrocarril, una empresa que empezó a gestarse en 1881.  Navon sabía que el principal obstáculo no era el financiero sino el que ponían  las autoridades otomanas, así que fue a Estambul y vivió allí durante cuatro años, haciendo contactos  y ejerciendo  presiones en  las altas esferas del poder. Sus esfuerzos dieron fruto y recibió una concesión para construir y operar un ferrocarril desde Yafo a Jerusalén por 71 años, así como un permiso para construir líneas adicionales desde Yafo  hasta Gaza y  Shjém (Nablus). Finalmente logró encontrar una compañía francesa en París que compró la concesión por un millón de francos franceses. La construcción del ferrocarril comenzó el 30 de marzo de 1890 y, el jueves 26 de septiembre de 1892  llegó el primer tren a la estación de Jerusalén. El trayecto se realizaba en  tres horas y cincuenta minutos.

Las autoridades turcas le concedieron el título de bey. Fue agasajado por los gobiernos de Inglaterra y Portugal, era querido por todo el mundo en Jerusalén, pero se arruinó completamente en la empresa de llevar el ferrocarril a Jerusalén y se marchó solo a París, para nunca volver. Su esposa y sus hijos pasaron a vivir en casa del abuelo. Yosef Navón murió solo y en la penuria en 1934.

Yosef y Gisha tuvieron tres hijas, una de las cuales se casó con el rabino Eliezer Yerucham (Moreno) Elyashar. Otra hija, Rosa, se casó con Itzjak Shmaya Elyashar, y sus hijos fueron Eliahu Elyashar, una figura pública y miembro de la Knesset, y Menashe Elyashar, un hombre de negocios.