IBN EZRA , UN VIAJE INTELECTUAL UNICO

 Poesía, filosofía, gramática, cábala, medicina, matemática, astronomía eran las disciplinas principales de este intelectual de Tudela, Navarra, que en el S XI recorrió infinidad de países, desde Inglaterra a Israel.


Abraham ben Meir ibn Ezra nació en la  judería de Tudela en 1091 y allí permaneció hasta su juventud, que fue cuando se fue, primero a Toledo y , luego, a Lucena, Córdoba. Aunque también visitó Sevilla, donde trabó amistad profunda con Yehuda Ha´Leví, el más excelso de los poetas de la Edad de oro de Sfarad.

 Pero con la invasión de los almohades en Al Andalus, decidió abandonar la Península Ibérica y así conoció el norte de Africa, llegando incluso a Egipto. Luego volvió con deseo de ir a Roma, y atravesó Sfarad para ello, contando en su obra las numerosas vicisitudes que él, dado al viaje, sufría en Sfarad. La mayor de todas: tener que abandonarla, como hiciera, por cierto, su hijo, que se fue con Yehuda Ha´Leví hacia Sión. Hay leyendas sobre si Yitzjak no se habría casado con la hija del poeta..Por cierto, en Israel su hijo se llegó a convertir al islamismo, siguiendo a su maestro, y aunque regresó al judaísmo poco antes de perecer, para Ibnn ezra , su padre, fue un golpe muy duro.

Cinco años pasó en Roma, redactando lo que hoy serían  ediciones críticas del Eclesiastés y el Libro de Job. En la localidad de Lucca, hizo lo mismo con Isaías y la Torá en su totalidad. En Mantua escribió su obra más admirada, de carácter gramatical, sobre el hebreo: Sefer Sahot. Y luego en Verona, tratados de aritmética, almanaques, etc.

De pronto, pasó a Provenza, al sur de Francia, donde escribió el Sefer Ha Shem. Y se instaló en Ruán traduciendo obras musulmanas del árabe.

De ahí pasó a Inglaterra, donde escribió sobre los preceptos mosaicos, Sefer Yesod, así como el Shabat. No sabemos cuánto tiempo pasó en Inglaterra pero de ahí se trasladó a Narbona. Luego, según unos, falleció en Calahorra, hoy La Rioja, y según  otros , en la isla de Rodas. Aunque según estudios recientes es muy probable que lo hiciera en Tzfat, capital del mundo cabalístico en La Galilea.

La que se considera posible tumba en Israel

Su obra no sólo se distingue por su erudición y originalidad formal sino también por la calidad estilísitca de su hebreo. De hecho, su empleo de métodos gramaticales para la exégesis del sentido del texto preludia la actividad de la crítica textual moderna. Durante la alta Edad Media fue muy leído y citado, llegando a imprimirse en París y Constantinopla ya en el S XVI

Como poeta se le considera algo frío pero escribió Maadanei Ha Melej, Las Delicias del Rey, un tratado de ajedrez en verso.

En el año 1934, se decidió llamar en su honor «Abenezra» a un cráter de impacto lunar.