LOS BELMONTE

Nota sobre la familia Belmonte, una de las fundadoras de la comunidad judía de Amsterdam.



En la Península Ibérica hay tres localidades que comparten el nombre de Belmonte: una en Cuenca -donde también hay Belmontejo; otra, en la provincia de Madrid, Belmonte del Tajo; y una tercera en Portugal, en el distrito de Casto Branco. Y como todas son localidad antigua, todas son susceptibles de haber generado apellidos toponímicos -que derivan de un lugar, como Toledano, por ejemplo. Así que hay distintos linajes y familias que no tienen nada que ver unas con otras a pesar de compartir el nombre.

La Belmonte portuguesa ya existía en 1199, pero su importante comunidad judía prácticamente existe después de que los hispano-hebreos que en 1492 rechazaron convertirse en católicos se refugiaron en esa localidad. Según la Enciclopedia Judía -y en esto coincide con páginas de genealogía- la familia de los Belmonte –anusím portugueses emigrados a Amsterdam- desciende de Don Yago Sampaio y Belmonte, nacido en 1493, hijo del almirante de Oporto Lopo Vaz de Sampaio, sexto virrey de la India. En 1519, el monarca portugués Manuel I -que en 1497 decretó la conversión de los judíos- concedió al virrey de la India el señorío de Belmonte, por lo cual tenía derecho a agregarlo a su nombre y a pasarlos a sus herederos. Casado con Andria de Sampaio (Mascarenhas de soltera) fueron padres de cinco hijos. Uno de ellos, Bartolomé, nacido en 1525, y casado con Ana de Lancastre (hija del primer comendador de la Casa real de Avís) fue enviado a Flandes en una misión política. Y en Amsterdam cambia su nombre a Bartholomew van Schonenberg. Sus descendientes toman dos caminos: unos, permanecen cristianos, mientras que otros, acogidos a la libertad religiosa y lejos de la Inquisición portuguesa, retornan abiertamente al judaísmo. Los primeros ocuparán importantes puestos del cuerpo diplomático neerlandés. Los segundos, serán líderes de la emergente y potente comunidad judía de Amsterdam. Es el caso de Pedro van Schonenberg, que pasa a llamarse Abraham, padre de Jacob (mientras que su hermano Francisco permanece católico con unos parientes en Madrid.)

Simja (Alegría)

Otros Belmonte se habían medio refugiado de la Inquisición portuguesa en la isla de Madeira. Allí nace hacia 1570, Diego Nunes Belmonte ( Jacob Israel Belmonte) casado con Guimar de Vaz (Simja Belmonte) En la obra «Memórias do estabelecimento e progresso dos judeus portuguezes e espanholes nesta famosa cidade de Amsterdamcrónica portuguesa da história dos judeus sefarditas em Amsterdão até 1772«,  de DAVID FRANCO MENDES(Amsterdam, 1713)  hay un retrato de Simja, hecho por su hijo Moses. Jacob y Simja llegaron a Amsterdam el 13 de enero de 1614. 

Esta fecha tiene su cosa. Si por un lado es la fecha que la Enciclopedia Judía da como día, mes y año de llegada de los Belmonte desde Madeira, la misma enciclopedia, en otra entrada, da esa fecha como la de la de la firma de los estatutos del recién adquirido solar del cementerio de Ouderkerk -el cementerio judío de Amsterdam. Resulta muy inverosímil que el mismo día que llegas a la ciudad te dediques a redactar la constitución de un cementerio. De lo que ninguna duda cabe es que Jacob Israel Belmonte fue miembro fundador , junto a PARDO Y TIRADO, de la comunidad judía de Amsterdam.

Desconocemos su oficio, pero Jacob Israel Belmonte se dedicaba a la poesía. Conocemos de él un poema en cien octavas, titulado «Job», cuyo tema es un acerado reproche contra la Inquisición. Fue muy aplaudido por ejemplo por el gran literato sefardí Miguel de Barrios, de quien sin duda fue amigo. R. SAUL LEVI MORTEIRA le tenía en tal alta estima que fundó en su honor y en su memoria una yeshivá.  Belmonte murió en Amsterdam el cuarto día de diciembre de 1629. Bendita sea su memoria.

Con Simja, fue padre de diez hijos, de los cuales el más conocido es el octavo, el literato MOSHE BELMONTE,que tenía diez años cuando murió su padre. Junto a Benjamín Díaz, editó todos los sermones de Morteira, tradujo el Cantar de los Cantares y hasta los textos de Pirkei Avot, Capítulos de Nuestros Patriarcas, además de ser un filántropo que fundó la G´milut Hasidim en 1639.

La estirpe siempre tuvo relaciones directas con las letras. Ya en el S XVIII, otro Moses Belmonte se hizo famoso por la publicación de un poema en hebreo -sí, el hebreo no murió nunca ni resucitó nunca- así como también es responsable de la publicación y difusión del calendario hebraico.

Otros Belmonte dejaron Amsterdam para radicarse en Hamburgo. Es el caso de Solomon Abendana Belmonte, nacido en Hamburgo en 1843, donde ejerció con notable éxito la abogacía, además de ejercer como diputado del municipio y formar parte de todas y cada una de las asociaciones de justicia social de la ciudad. Falleció, alav ha´shalóm, el 19 de marzo de 1889.

Nadie ha podido encontrar cuál es la  relación familiar con Isaac Nuñez (Manuel Belmonte) , que falleció en 1705. Fue un rico comerciante que sirvió, desde 1664, como agente general español en los Países Bajos y, desde 1674, como ministro residente, esto es: cónsul. En 1693 fue creado conde palatino por el emperador Leopoldo III, mientras que al mismo tiempo el rey de España le confirió el título de barón. Posiblemente descienda de la rama de los Belmonte que quedaron en Madrid cristianizados. Sea como fuere, en Amsterdam fundó una sociedad poética, la Academia de los Sitibundos y en 1685 la Academia de los Floridos, cuyas reuniones se celebraban en su casa. Por esos años fue designado uno de los dos delegados para representar a la comunidad sefardí ante las autoridades holandesas. Desde 1700 vivió en la espléndida casa que ahora se encuentra en el número 586 de Herengracht. Escribió dos poemas en memoria del criptojudío Abraham Bernal, que fue quemado en el auto de fe de Córdoba en 1655. Fue parnas de la comunidad intermitentemente entre 1697 y 1704 y también sirvió como miembro del comité de la redención de los cautivos. Soltero toda su vida, su hacienda, su  título y su cargo diplomático los heredó su sobrino, el barón Francisco (Isaac) Ximenes, a quien, a su vez, le sucedió su hijo, Manuel Ximenes,  quien murió sin hijos y el título se extinguió.

Isaac Nuñe Belmonte, que vivió a caballo entre los siglos XVIII y XIX en Esmirna, fue un erudito, autor de «Sha’ar ha-Melekh», La Puerta del rey, (Salónica, 1771), un comentario sobre la primera y segunda parte de la monumental  MISHNE TORA del HA´RAMBÁM